Consejos para la limpieza de ventanas de aluminio

Fechada con ventanas de aluminio

Uno de los aspectos más importantes de una casa es su luminosidad. Si deseas sumar a esta cualidad la elegancia de unas distinguidas aberturas, ten en cuenta especialmente las preciosas ventanas de aluminio.

Resistentes, económicas y de rápida colocación, las ventanas de aluminio aportan un toque de brillo, belleza y distinción a los ambientes de tu hogar.

Al tratarse de un material durable, práctico y liviano, el uso del aluminio se ha extendido considerablemente. A estas cualidades hay que sumar que el aluminio no emana sustancias tóxicas ni es inflamable, lo cual lo hace un material ideal para tus ventanas. Además dada la versatilidad del material existe en el mercado una gran variedad de colores y acabados para tus ventanas de aluminio.

Las ventanas de aluminio son de una limpieza muy sencilla y casi no requieren mantenimiento. Te recomendamos prestar suma atención a los siguientes consejos para mantenerlas impecables y conservarlas como el primer día:

– Utiliza un cubo de agua caliente para limpiar tus ventanas de aluminio. Agrégale al agua unas gotas de detergente no alcalino.

– Con una esponja o trapo suave, comienza la limpieza de los marcos.

– Si la suciedad es persistente, unas gotas de amoníaco en el agua y un cepillado de la zona en cuestión bastarán para deshacerte del problema. Para la correcta limpieza de las ventanas de aluminio, se recomienda también el uso de crema de tártaro, vinagre, bicarbonato o zumo de limón.

– Evita el uso de productos abrasivos o ácidos que puedan deteriorar el lacado exterior de tus ventanas de aluminio.

– Es importante que, una vez limpias, enjuagues muy cuidadosamente los marcos de tus ventanas para eliminar restos de detergente. Déjalos secar naturalmente hasta que no quede ni un mínimo rastro de humedad.

En cuanto a los cristales, puedes utilizar agua tibia con vinagre. También puedes recurrir a productos limpiacristales que conseguirás fácilmente en cualquier supermercado. Seca perfectamente los cristales utilizando papel de periódico limpio, tal cual lo hacían nuestras abuelas.

Una vez limpias, las ventanas de aluminio solo te exigen que las mantengas libres de polvo, cosa que puedes hacer con una simple bayeta, hasta que llegue el momento de la próxima limpieza.

  , , ,


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *