La domótica en el hogar se traduce en comodidad.

persianassabadell

Con tantas opciones de ventanas disponibles, muchas veces no sabemos cuál elegir. Las persianas y cortinas han sido las opciones para ventana más populares durante varios años, pero las persianas automáticas cada vez se vuelven más y más populares.
Ventajas de las persianas automáticas:

– Puedes aumentar la eficiencia energética de tu hogar mediante la instalación de ellas:
Las amplias rejillas de las persianas ayudan a mantener las condiciones ambientales deseadas, al dejar entrar la luz solar, se puede evitar el uso de la luz eléctrica, generando un ahorro sumamente significativo. Además, las persianas automáticas se ven hermosas en cualquier ventana, pero son especialmente buenas para ventanas de un solo cristal o incluso para grandes ventanales.
– Las persianas automáticas pueden aumentar el valor de una casa:
Las persianas complementan cualquier decoración con sus nítidas líneas limpias, lo que significa que añaden mayor atractivo visual y mejora la funcionalidad de las ventanas de tu casa.
– Son durables y de fácil mantenimiento:
Las cortinas pueden ser difíciles de limpiar y pueden albergar los ácaros del polvo, mientras que las persianas automáticas son muy fáciles de mantener con un paño húmedo simple. Así mismo, también tienden a resistir la humedad, a la putrefacción, grietas y deformaciones.
– Las persianas permiten una mayor privacidad, luz y control del aire.
Las persianas automáticas poseen la capacidad para controlar la luz y el aire de flujo en una habitación, así mismo, son excelentes para mantener las condiciones de privacidad.
Como puedes ver, son muchas las comodidades que se tienen al ingresar a este nuevo mundo tecnológico. Beneficios y ventajas están esperando por ti. ¡La revolución tecnológica ha comenzado!

¿Recuerdas aquellas películas en las que veías como todo aspecto de un hogar era controlado con una pantalla touch, un control remoto o un teléfono? Pues bien, parece ser que ese día ha llegado, todo esto de la mano de los hogares domóticos.

El poseer un hogar domótico no es un lujo, ya que en estos días, se ha convertido en una necesidad. Pongamos un ejemplo. Acabas de llegar del trabajo, estas cansado y sólo deseas ir a dormir, pero, aun debes cerrar las puertas, las persianas y apagar las luces. Pues bien, en un hogar domótico, el ir hasta la puerta y cerrarla, el ir hacia las persianas y bajarlas y el ir apagador por apagador para poder ir a dormir, es cosa del pasado.